Enhorabuena la PAZ

“Te regalo la primera planta que en vida yo sembré en la tierra, te regalo el cofrecito que antes de morir me regalo la abuela, te regalo la emoción que sentí al ver nacer a mi primer hermano, la sonrisa de mama y mis primeros pasos” Herencia Timbiqui

En pocas horas una etapa triste de la historia nuestra se cierra, los jóvenes, adultos, y ancianos pobres que hemos asumido y teñido con el color de nuestra sangre los campos y ciudades durante más de cincuenta años, nos encontramos esperanzados y porque no decirlo felices, por tan histórico suceso.

paz

Imagen BOCAC, farc-ep 2016

Y es que durante estos más de 50 años, el guerrerismo y el oprobio hicieron de Colombia su asiento y reinado, con el beneplácito del estado en cabeza de la oligarquía colombiana, que empujaron a un grupo de campesinos a la más altruista resistencia armada, producto del abandono estatal. Sabemos que el resultado de la Paz, no es la derrota del uno sobre el otro, este equivale sí a la victoria del pueblo, sobre el capital, de los pobres, sobre los escuderos de la guerra.

Miramos como los medios tiranos, con su amargura y sin sabor anuncian el fin de los diálogos en la habana y la consecución de un acuerdo final; tal parece que se sienten más cómodos, anunciando en sus titulares los resultados de la guerra como lo hicieron siempre, que mostrando los colores de la paz, la sonrisa de un niño, de una madre, de un ciudadano.

Ahora bien, se vienen retos aún mayores para las colombianas y colombianos, como es el de la lucha por la justicia social, que comienza en primera instancia por la disputa contra el guerrerismo, en refrendar lo acordado en la Habana, el SI por el plebiscito nos es el sí a la insurgencia o a Santos, es el SI porque se permita a la nuevas generaciones construir el nuevo país.

paz

Imagen BOCAC, farc-ep 2016

La nueva Colombia, no saldrá de otro sector, que no sea el de las inmensas mayorías, pues son ellas las que han puesto los muertos en esta incruenta guerra, son ellas las que se mueren en la puerta de los hospitales, las que no pueden ir a las escuelas o universidades, las que no tienen un trabajo digno, las que engrosan los cordones de miseria en las grandes ciudades, las que no tienen vivienda digna, y cuentan con sus servicios básicos insatisfechos.

Y son estas, con quienes iremos en procura de alcanzar el poder y por quienes ofrendaremos, (como lo hemos hecho a lo largo de nuestra historia), hasta nuestra propia vida, pues de nada sirve un acuerdo, sino se interioriza en el pobre y el desposeído, si no se le hace frente a los nuevos desafíos, que nos impondrá la búsqueda y la lucha por la PAZ con justicia social.

paz

Imagen BOCAC, farc-ep 2016

Finalmente, invitamos a toda la sociedad colombiana a que abrasemos en nuestra memoria como pueblo, estos acuerdos que inevitablemente serán la hoja de ruta para la transformación de las estructuras políticas impuestas por este sistema político excluyente; nuestra lucha por el socialismo es y seguirá siendo nuestro real objetivo.

¡LA PAZ ES DE TODAS Y TODOS! ¡LA PAZ LE PERTENECE AL PUEBLO!

POR: NINO
Integrante del PCCC del Occidente Colombiano.

menu
menu