Fraternidad, Alegria y Destellos de PAZ

La paz aparece como la luz al final del túnel, el 10 de agosto en el sector La Paloma, vereda Betania del corregimiento de Madrigales Policarpa Nariño, se evidencio la alegría en los rostros de quienes esperaban la llegada de los helicópteros en los que llegaríamos los guerrilleros, que hemos operado estas áreas enfrentando el atropello oficial de las fuerzas estatales y para estatales, única presencia del establecimiento en estas tierras, que además son fértiles y de gente solidaria y laboriosa.

fraternidad

Foto BOCAC, farc-ep 2016

La fraternidad y alegría, se expresó en los abrazos de bienvenida con los guerrilleros, con muchos de los cuales no nos saludábamos públicamente desde más de 12 años y en el recibimiento cálido a la delegación encabezada por el camarada Marcos León Calarcá, provenientes de la mesa de negociaciones de la Habana.

“Con el tradicional sancocho de gallina y la ternera asada con yuca, los pobladores de esta región agasajaron a los farianos, a los delegados de la ONU, a la comisión del gobierno nacional y a los militares quienes no recibieron el almuerzo”

fraternidad

Foto BOCAC, farc-ep 2016

El ambiente del evento fue de festejo, la sonrisa curiosa de los y las jóvenes estudiantes, evidenciaban la alegría del pueblo que tampoco ocultó sus preocupaciones basadas siempre en su desconfianza en el gobierno que históricamente ha violado los acuerdo a que se ha llegado en procesos anteriores “no podemos repetir lo ocurrido con la unión patriótica ” aseguraron los líderes en sus intervenciones, a la vez que reclamaron al gobierno por el abandono y la estigmatización a que han sido sometidas sus comunidades, a la vez que se mostraron receptivos a las intervenciones de los Farianos en cuanto al avance de las negociaciones, que se están desarrollando en la Habana Cuba y que constituye la esperanza de una patria en paz y con justicia social para nuestro pueblo.

fraternidad

Foto BOCAC, farc-ep 2016

Estos acontecimientos nos hacen creer con más firmeza que definitivamente ha llegado la hora de empezar una nueva etapa en la lucha por las transformaciones a la que hemos consagrado nuestras vidas y que definitivamente “no hay camino para la paz, la paz es el camino” como sentenciara Gandhi, el gran líder pacifista y humanista indio.

Por Ramiro Cortes.

Frente 29 “Alfonso Arteaga”

menu
menu