Los Colores de la PAZ

Como es de esperarse, y por demás algo obvio, el color blanco destaca en los escenarios donde se trata el tema de la paz, como fue el histórico evento de la firma del cese al fuego y hostilidades bilateral y definitivo, Dejación de Armas, Garantías de Seguridad y Refrendación, entre las FARC – EP y el Estado Colombiano, el pasado 23 de junio.

Hombre y Mujeres FARC de Blanco

Imagen BOCAC, farc-ep 2016

En nuestra cultura el color blanco simboliza paz, transparencia, pureza, contribuye a aclarar las emociones y da sosiego al espíritu, etc. Pero además – según explican los especialistas – de todos los colores este tiene la característica de ser el más protector, el menos agresivo. Pero lo más importante: en él están contenidos todos los demás colores, y es en este sentido que viene la presente alusión al color blanco:

Se deduce así que el color blanco simboliza la paz porque es multicolor, la paz es de todos los sectores y estratos sociales, de todas las razas, de todas las etnias, de todos y cada uno de los y las colombianas, sin importar el color de su piel o de su bandera; sin importar su credo religioso, filiación política u orientación sexual. Es una verdad de Perogrullo, sin embargo hay que repetirlo insistentemente para que las masas populares hagamos conciencia de esa realidad, y a través de la unidad popular alcancemos los escalones que merecemos para obtener un nivel de existencia verdaderamente digno y humano, lo que cimentará en realidad y sólidamente, la prevalencia de la paz.

Secretariado

Imagen BOCAC, Secretariado farc-ep 2016

En el occidente de Colombia, como en la inmensa mayoría del país, también clamamos por la paz, pero una paz nacida de la inclusión social, de la superación de las enormes desigualdades sociales que ponen a una minoría a decidir el destino de las inmensas mayorías; una minoría que administra las riquezas de la nación en su propio y único beneficio, en detrimento del nivel de vida de las masas desposeídas de campos y ciudades. Eso debe cambiar, y va a cambiar con el concurso y participación activa de todos quienes integramos esta sociedad de víctimas del abandono y corrupción administrativa del Estado.

Sí, así como suena: víctimas del abandono estatal.

  • Cuando un niño o niña crece en desnutrición, con una infancia infeliz, es muy probable que en su condición adulta no logre tener las potencialidades para contribuir a que la sociedad sea mejor, si es que llega a ser adulto, pues muchos son los que mueren por esas causas. Responsabilidad del Estado.
  • Víctimas de la escasa educación, que en honor a la verdad, en estas apartadas zonas, es de muy mala calidad, muy intermitente, cuando existe. Es triste ver estos niños y niñas empapados por la lluvia, transitar kilómetros de río en sus potrillos para ir a la escuela, a cada rato naufragando en ese frágil y artesanal medio de transporte. Responsabilidad del Estado.
  • La recreación y los “juegos infantiles” de esos niños y niñas son las labores y trabajos que tienen que desarrollar para contribuir con el sustento familiar. Responsabilidad del Estado.
  • Y ni qué decir de la inasistencia en salud tanto para niños, niñas y adultos. Acá se mueren los pacientes sin la menor atención del estado. Como dice nuestro cantautor: “muero de cosas que son curables, y sin embargo para mí no son”. Responsabilidad del Estado.
  • En general el nivel de vida de estas comunidades, en todos los aspectos, es absolutamente deplorable. Responsabilidad del Estado.
  • El desarrollo socio – económico de las regiones de esta parte de Colombia, es nulo. Solo se perfilan megaproyectos para la extracción de riquezas naturales y para instaurar complejos turísticos que benefician a empresas trasnacionales y a monopolios criollos y extranjeros, lo que ahonda la brecha de la desigualdad social. Responsabilidad del Estado.
  • Proliferan aún bandas paramilitares que amenazan la estabilidad de la verdadera paz que asoma en el ambiente social de nuestra patria. Nadie entiende porqué conviven y comparten territorio ejército, policía, bandas criminales y bandas paramilitares, y el estado no muestra su disposición y fuerza para extirpar esas bandas, como sucede en importantes ciudades del Pacífico como Tumaco y Buenaventura. Responsabilidad del Estado.
Paloma de la PAZ

Imagen BOCAC, farc-ep 2016

Ante esta situación es que insistimos, que solo la fuerza organizada y arrolladora de las comunidades en lucha pacífica pero perseverante y firme por sus derechos, logrará revertir este entorno inhumano, para que la paz sea una realidad, y recubiertos del color blanco de la paz multicolor, multiétnica, pluralista y unitaria, construyamos la patria que nos merecemos todos los colombianos y colombianas.

Y en ese sentido particular importancia tiene la participación de todos en defensa del actual proceso de paz de la Habana, para que éste fructifique y no se vaya a pique esta oportunidad única de alcanzar la salida política por la que se ha venido luchando por más de medio siglo. La historia no perdonaría a la presente generación de colombianos, si permitimos que un puñado de guerreristas desalmados, eche por la borda esta brillante posibilidad, pues eso sería condenar al país a otros 50 años de guerra fratricida. Somos mayoría quienes queremos la paz.

¡Vamos a ganar la paz, multicolor, unitaria e incluyente!

René Hertz
BOCAC FARC-EP

menu
menu