En Bolívar nos encontramos todos

Lo importante para nosotros será mantener y fortalecer nuestra fuerza... y avanzar en el trabajo de masas, en la organización popular de una fuerza política y social que se erija como alternativa verdadera de poder. (Alfonso Cano)

A propósito de la fecha del aniversario del fallecimiento del Libertador Simón Bolívar, es urgente rescatar su ideario, su legado, sus propósitos aún inconclusos por la Patria Grande.

En Bolívar nos

Imagen BOCAC, farc-ep 2016

Y es en esa medida que desde los espacios de formación y consolidación política, desde el ideario bolivariano, desde la construcción de la Patria Grande y desde los principios de la lucha y la movilización social y popular, quienes desde hace algunas décadas venimos empeñados en el fortalecimiento de la unidad, en la firmeza y fortaleza del proceso político que finalmente se constituirá en una alternativa de poder popular, llamemos a que nos propongamos la defensa del espíritu de la plataforma bolivariana, de aquel proyecto que ha sido el primer paso hacia la consolidación de la Nueva patria.

Reconstruir, tejer, anidar los pensamientos desde la perspectiva bolivariana es la tarea que nos debe convocar; es definir la posibilidad de encontrarnos con otros y otras, es recorrer los caminos de la patria con la certeza de avanzar, de crecer, de multiplicar el ideario bolivariano, de recordar que Bolívar es la causa presente y futura para dar significado a la lucha popular y de aquella que tendremos que librar en el marco de la implementación de los Acuerdos de la Habana.

En Bolívar nos

Imagen BOCAC, farc-ep 2016

Es necesario, por lo tanto, consolidar escenarios de participación reales, desarrollar procesos organizativos con las masas como parte esencial de las transformaciones sociales, para construir un país con verdadera justicia social. Le estamos apostando a la construcción de una sociedad con relaciones de conocimiento, democráticas, solidarias y en su sentido más profundo, de equidad entre hombres y mujeres. Es en esencia la justicia social por la que siempre hemos luchado. Desde el departamento de Nariño y el occidente del país, queremos sembrar conciencia de la necesidad de hacer visibles las voces de las mujeres y los hombres marginados, la voz y la palabra de los que han permanecido al margen de los procesos, del intercambio de dialogo y de convivencia, de las acciones populares en contra de la injusticia. Es la hora de incidir desde los territorios, desde las comunidades afro, indígenas, campesinas, desde los colectivos sindicales, las organizaciones de jóvenes, las personas con identidades de género no hegemónicas, desde las organizaciones y movimientos de mujeres, en el nuevo proyecto social y político que se necesita implementar para la cimentación de la Nueva Colombia.

Marchar enarbolando la bandera de la paz con justicia social, es sinónimo de no claudicar en el reto inaplazable por conquistar el poder para el pueblo. Es encontrar sentido al desarme de la guerra para abrazar la transformación del país, para hacer de la política un principio de servicio que oriente la actividad humana. Es humanizar el ejercicio de la política en función de la vida y del buen vivir de todos los colombianos.

Nada más cierto que saberse uno, en medio de un universo de probabilidades; de esas que suman, que adhieren, que invitan y convocan a asombrarse, a desaparecer el pasado sin olvidar que se ha hecho historia porque la memoria es testigo de lo que se quiere recordar, observar y reencontrar.

En Bolívar nos

Imagen BOCAC, farc-ep 2016

Para construir, es preciso profundizar en los errores cometidos en medio de la guerra, pero también reconocer que los aciertos han permitido acabar con un conflicto de más de cincuenta años de existencia.

Nos anima saber que en adelante podremos entonar himnos de libertad y que el eco del galopar de Palomo y la voz contundente de Bolívar, será el norte para avanzar, trajinar los caminos de Colombia, los senderos de la Patria, la belleza de sus paisajes, la dulzura de los rostros curtidos de los desposeídos que reflejen que Colombia es el país del buen vivir, de la vida, del encuentro con la naturaleza y de la paz con justicia social.

Con la certeza de que después de más de cinco décadas de guerra estatal y resistencia popular:

¡Bolívar continúa su galopar!

Javier Guzmán – frente 29 – FARC-EP.

menu
menu