Volviendo a la realidad

Por: Lucas Carvajal

Es reconfortante volver al Suroccidente después de casi cuatro años en La Habana. Reencuentros, viejas amistades, sabores casi olvidados. La fascinación de lo que se vuelve a conocer desaparece prontamente: hay mucho por hacer. Los combatientes preagrupados tienen dudas, quieren comprender el nuevo acuerdo, resolver viejas inquietudes, saber qué se viene en su camino.

Volviendo al Suroccidente

Imagen BOCAC, Diciembre 2016 Es reconfortante volver al Suroccidente después de casi cuatro años en La Habana

Hay experimentadas enfermeras que quieren homologar sus saberes, adquiridos en años de guerra, y convertirse en servidoras de un sistema de salud democrático. Negros y negras del Pacífico que quieren alfabetizarse y trabajar en proyectos productivos en sus comunidades. Prospectos de músicos y deportistas que construyen sueños de futuro. Y, dirigiendo la orquesta, la comandancia del Bloque construyendo planes políticos y económicos para un postacuerdo posible.

Pero no todo son ríos de leche y miel. Las preocupaciones de la guerrillerada son concretas ante los nuevos escenarios por venir. Un agrupamiento de las unidades del sur del Chocó en el norte del Cauca implica la llegada de mafias y paramilitares al río San Juan. La represión estatal contra los cocaleros en Argelia, López de Micay y Tumaco afecta directamente a la base social de la guerrilla que esperaba sustituir como lo estipula La Habana y no como le da la gana a la Policía. El fenómeno paramilitar se expande sin disimulo alguno por Buenaventura y Nariño.

Entretanto, el gigante paquidérmico del Estado no avanza en la construcción de la infraestructura temporal de las Zonas Veredales. Curioso: la insistencia gubernamental en el Día D no se corresponde con celeridad en sus compromisos frente al proceso de dejación de armas. Igualmente, el discurso de bienaventuranza que ministros y voceros gubernamentales sostenían respecto a nuestra reincorporación en los diversos cónclaves habaneros, contrasta con los nulos avances al respecto en el mundo real.

No hay nada construido en las ZVTN

Imagen BOCAC, Diciembre 19 - 2016 Lo que hay construido hasta el momento en la ZVTN: Nada

El guerrillero, acostumbrado a la rapidez de los trámites internos de la vida fariana, observa con asombro como la institución X le tira la pelota a la institución Y y esta a la institución Z. ¿Esa es la Colombia que nos abraza para que dejemos las armas? ¿Este es el Estado moderno que nos convoca a convertirnos en “ciudadanos en ejercicio”?

La realidad de las Zonas Veredales es, pues, confusa. De la esperanza de un futuro mejor al desconcierto frente a una contraparte que roza el delirio de la personalidad múltiple, los combatientes esperan un efectivo golpe de timón en el campo gubernamental que haga realidad los consensos de La Habana. La pregunta del momento en las montañas del Cauca es: ¿será capaz el nuevo Nobel de Paz de cumplir el Acuerdo Final?

menu
menu