A esas mujeres luchadoras, guerreras de la vida, amantes de su familia

“unidas como una bandada de águilas furiosas, lucharemos nosotras mismas por la recuperación de nuestros derechos”.

Manifiesto sobre Los Derechos de la Mujer Indígena en Colombia, firmado por 14.000 mujeres en 1927.

Lideresas por la paz

Imagen BOCAC, farc-ep 2016

A pesar del machismo aún reinante en nuestro país, existen numerosas mujeres que en todos los rincones de Colombia, día a día y a pesar de las dificultades luchan por salir adelante, por sacar a sus hijos y a sus comunidades de la marginación en la que las han querido sumergir. Mujeres de carácter y personalidades recias, forjadas en la dureza de la vida que desde pequeñas les ha tocado vivir.

SOMOS SUS HEREDERAS…

Mujeres que siguiendo el ejemplo de Felicita Campos, aquella afrodescendiente de San Onofre, que a principios del siglo XX lideró una de las ligas campesinas, que luchó por las tierras que le querían arrebatar a ella y a los demás campesinos de la región, hecho que la llevó a ser encarcelada más de 30 veces; mujeres como Eufrosina Molina, aquella lideresa campesina que en la región del Sumapaz, durante la segunda década del siglo XX luchó en contra de la titulación de tierras a los latifundistas, que junto a otros líderes campesinos fomentó la creación de colonias agrícolas y ligas campesinas; mujeres como Juana Julia Guzmán, aquella lideresa que junto a Vicente Adamo lucharon contra el impuesto de “la Matrícula y el Concierto Forzoso”, instituciones de carácter semifeudal que vergonzosamente todavía subsistían para la época en nuestro país; mujeres como Josefa Blanco y Petrona Yance, valientes mujeres que lucharon junto a los trabajadores de las bananeras en la segunda década del siglo XX; mujeres como Betsabé Espinosa, quien hacía 1920, "organizó a 300 mujeres y con el apoyo de 3000 personas más exigieron un aumento salarial que lograron con un incremento del 40% y el despido del director y de los capataces que agredieron sexualmente a varias trabajadoras."

Como ellas y muchas otras tantas mujeres que desde su anonimato han luchado en contra de las injusticias que las han rodeado, hoy hay muchas lideresas que con valentía y coraje siguen luchando por reivindicar los derechos que les han sido negados.

A PESAR DEL MACHISMO Y LA SOCIEDAD PATRIARCAL

Son muchas las dificultades que tienen que enfrentar las mujeres en nuestra sociedad para poder salir adelante y destacarse en algún sector, en especial para la mujer pobre colombiana, ya que la mayoría de ellas no tiene dinero para pagar sus estudios, mucho menos para pagar quien les cuide a sus hijos, ellas deben doblarse en tiempo y hacer un mayor esfuerzo para cualificarse en cualquier campo, a diferencia de los hombres que se desempeñan como líderes y que pueden contar con el tiempo para ello: para cualificarse, leer, asistir a reuniones, capacitaciones y talleres, porque sus compañeras son las que se quedan en las casas cuidando de los hijos de ambos; muchas de nuestras lideresas deben sobre esforzarse si quieren desempeñarse bien en cualquier otro campo que no sea el del hogar, son un ejemplo de que a pesar de la dificultades, si una mujer quiere hacer algo, lo puede hacer, sin dejar a un lado el compromiso maternal que las une a sus familias, desempeñándose muy bien en cualquier rol que quieran asumir.

Mujeres con capacidad organizativa y movilizadora, doradas por el sol que las acaricia diariamente en sus chagras, templadas cuando así lo requieren las situaciones y amorosas y fraternales en su cotidianidad, son semillas de Paz, son la fiesta de la vida que se recrea en su cotidianidad.

Comisión de propaganda - BOCAC - FARC - EP

menu
menu