Los halcones alzan vuelo sobre Siria

En primera instancia, hay que ubicarnos en el Oriente medio para localizar el Estado de Siria, concretamente en la costa oriental Mediterránea, comparte fronteras con Turquía por el norte, con Irak por el este, con Israel, Jordania y el mar de Galilea al sur, y con Líbano y el mar mediterráneo por el oeste.

Siria

Imagen BOCAC, farc-ep 2017

La estructura de gobierno sirio es la republica unitaria semipresidencialista. Ha contado con trascendentales ciclos de desequilibrio, incrementados al finalizar la segunda guerra mundial, tras clausurar la figura de las potencias coloniales, y la instauración del Estado Sionista de Israel. Con este ultimo han existido periodos conflictivos, pero los más destacados en el orden militar, entre árabes y Judíos, han sido los comprendidos, entre los años 1948, 1967,1973, y 1982 en el marco de la Guerra Fría. 

Ahora bien, es importante destacar dos factores geopolíticos e históricos bastante trascendentales, en el actual momento político del pueblo sirio; por un lado la colonización israelita a territorio palestino, que en 1947 fue legalizada por la ONU, concediendo un porcentaje del 56% del territorio, para una población judía del 10%, frente a una población, mayoritariamente árabe, que apenas tuvo el acceso al 46% de la tierra, la cual habían ocupado desde por lo menos, dos mil años atrás.

Por otro lado, esta el hecho, que con la imposición del estado de Israel, sobre palestina, de manera simultanea, se busca afianzar el control del imperialismo norteamericano, en las decisiones políticas de toda la región, poderío profundizado en el marco de la lucha contra el terrorismo, desatada después del 2001 y 2003. En principio contra Afganistán e Irak, respectivamente.

Al mismo tiempo, los halcones norteamericanos, han proyectado desde el año de 2004, una acción militar, contra siria, en ese instante en cabeza del presidente George W Bush, que acusó a Bashar al-Assad de ser “protector de terroristas”, “tener armas de destrucción masiva” y de “guardar en sus territorios las armas, de destrucción masivas del derrocado Sadan Hussein”. Acusaciones que hoy quedan sin ningún sustento material real, probatorio.

Actualmente Siria se encuentra en guerra civil, desde marzo del 2011, como resultado de la desestabilización imperialista de Estados Unidos, la que ha financiado grupos terroristas, sumado a la guerra económica y múltiples estrategias como el Syria Accountability Act, un régimen de sanciones comerciales y diplomáticas contra este país, aplicable a decisión y libre determinación por parte del presidente norteamericano, el cual, puede fijar por sí solo sus modalidades de utilización.

Concatenado con lo anterior, asistimos a un atentado contra las libertades y autonomía territorial del Estado Sirio, pues sin más, ni mayores pruebas, la nueva administración de la Casa Blanca, con Donald Trump, el día 7 de abril de 2017 se aventuró a un ataque directo con sus halcones, contra las bases aéreas, militares, marítimas, territoriales y de infraestructura, sirias, dejando a su paso una estela de muerte y sangre que ha cobrado, miles de muertos la mayoría de ellos civiles.

En conclusión, El imperialismo necesita de la guerra, para saciar sus necesidades y sobreponerse a la crisis, para ello crea enemigos internos, que le sirvan como escusa, a la hora de lanzar cruzadas “libertarias” contra gobiernos no afines a su hegemonía, situando intereses muy cercanos, en los recursos naturales, minerales, y de reservas petroleras.

POR: Nino - PC3 Occidente

menu
menu