Marxista, Leninista, Bolivariano y Vanvanero

“Si no hablo de ti me muero:
Mi son para ti va entero.

Trabajas mañana y tarde
y no haces ningún alarde.
Trabajas miles de horas
y siempre sin la demora.

Si yo como pan, mi hermano
es por tu trabajo sano.
Si vivo como es debido 
es porque tú lo has querido.

Mi son es para el obrero,
para el hombre que madruga
que a veces hasta en ayunas,
trabaja sin ningún pero.”

Mi son Entero- Juan Formell y Los Van Van de Cuba.

Soy Vanvanero irredimible, marxista - leninistas

Imagen BOCAC, farc-ep 2017

“Yo soy marxista, leninista, bolivariano y Vanvanero” me dice, con toda seguridad para provocarme. Se inclina en la silla, entrelaza los dedos llevándolos atrás de la cabeza, cierra los ojos y se pone solemne, atrapado por la música que para ese momento está en un punto delirante. Suena con toda intensidad el histórico “solo de pailas” que hiciera el maestro José Luis Quintana Fuentes “Changuito” en “Será que se acabó” de 1984. Con un sentido político agudizado provocado por una frase tan inverosímil, confronto inmediatamente. No es posible que un camarada de mi propio partido y célula clandestina, justo después de terminar cuatro horas de reunión partidaria, dos de las cuales transcurrieron en una exposición detallada del concepto de acumulación originaria de capital se atreva a elevar a tal categoría un gusto musical. Él se ríe en el preciso momento en el que ya, desprovisto de adjetivos precisos lo sentencio con la palabra “revisionista”.

El tercero en nuestra célula, a punto de salir, sonríe entre el asombro y la incomprensión. Treinta segundos (mal calculados) de desconcierto y todo cambia. Movimientos reiterativos sin aparente intensión y gestos faciales en los que se logra adivinar placer, beligerancia, rabia, alegría y una serie de emociones que contradicen la anterior están apoderados de mi camarada, esos que en la clínica se llaman estereotipias posturales y facies alteradas, propios de estados delirantes, están incontrovertiblemente presentes, a ese estado lo arrastró ya “Changuito” que para este momento, en una suerte de estado psicótico imita con su boca los sonidos producidos simultáneamente mientras “rompe las pailas”.

Al verlo, me encuentro irremediablemente ante un espejo, y lo entiendo, he vivido ese estado delirante muchas veces, de eso también estamos hechos los comunistas de este cruce de mulas que se volvió ciudad, esa que alguien tuvo a bien llamar “capital mundial de la memoria histórica salsera” confrontando la tesis de “capital mundial de la salsa”. En todo caso los ritmos afrolatinos son medulares y constitutivos de nuestra identidad, así lo sentimos. Reivindicarnos VanVaneros es entonces una forma de exaltar la grandeza y admiración por Juan Formell el gigante, esa que también se hace extensiva a Chucho Valdéz e Irakere, Buenavista Social club, Pacho Alonso, Son 14, Adalberto Álvarez, NG la banda, Pupy y los que son son, Charanga Habanera, Eddy Meza, Manolito y su trabuco, Orquesta Dan Den, y una extensa lista de grupos extraordinarios de esa isla de la dignidad que se llama Cuba.

Dos canciones después, reflexionamos, afirmarse Vanvanero es reivindicar esa revolución dentro de revolución que encabezara Juan Formell en una defensa de la música popular bailable cubana, esa con la que también, a miles de kilómetros, nosotros crecimos en el barrio. combatividad que el maestro hizo latente en composiciones como “No soy de la gran escena” de 1989.

“Que pena, que pena, si yo no soy de la gran escena,
que pena, que pena, porque parece que eso es un problema,
Yo soy un hombre cubano, militante combatiente,
Soy vanguardia nacional por lo mucho que yo trabajo
Y que se vayan pa´ otro lado los que me dicen acere
Yo tengo lo que ellos no tienen que soy autentico estoy realizado”

No se puede culpar a nadie de lo que dice cuando está desconectado de la realidad, delirante al fin de cuentas, pero tampoco es sensato descartar de plano toda la veracidad en la afirmación. Decimos Vanvaneros y con serenidad concluimos que es un sincretismo, una palabra bonita en la que queremos agrupar el legado cultural que nos constituye, legado profundamente politizado pues así lo incorporamos a nuestra vida, legado en plena disputa histórica.

“Marxistas, leninistas, bolivarianos y vanvaneros” repetimos ahora mientras reímos, inverosímil pensamos, hasta que “somos cubanos” de 1999 que ahora suena en nuestro equipo, nos recuerda de nuevo la efímera veracidad de esa afirmación. Esa que solo podemos entender mientras conmovidos, alucinantes, beligerantes, fortalecidos y reivindicados somos arrastrados al delirio por la fuerza de Samuell Formell quien justo en ese momento empieza a interpretar su solo magistral de batería en la celebración de los 40 años de historia de la orquesta.

Aquí estamos presentes con nuestra identidad, vanvaneros en la alegría de los triunfos parciales y vanvaneros con la moral elevada ante las adversidades, vanvaneros pero sobre todo comunistas, vanvaneros como solo se puede entender cuando uno de verdad está estremecido. Vamos a cumplir nuestras tareas, con el socialismo vigente en el horizonte, vamos exaltados reivindicando la lucha insurgente de nuestra américa con la canción “qué palo es ese” de 1983:

“Que palo es ese mayombero, que palo
Mi palo el palo guerrillero pi palo es muy duro de pelar
Que palo es ese mayombero, que palo
Mi palo el palo de este pueblo
Que tiene el poder que yo no sé”
… Que palo es ese mayombero, que palo
Mi palo de Cuba y Nicaragua
Guatemala y también El Salvador
Que Palo”

Silvio Stalingrado
Partido Comunista Colombiano Clandestino – Suroccidente.

_________________________________________________________
1. Juan Formell y los Van Van de Cuba, álbum: “Anda, ven y muévete” 1984, canción “será que se acabó” composición y arreglos Cesar “pupy” Pedroso.
2. Juan Formell y los van van de Cuba, álbum: “ Crónicas” 1989, canción “ No soy de la gran escena” composición y arreglos Juan Formell.
3. Juan Formell y los van van de Cuba, álbum: “Llegó Van Van” 1999, canción “Somos cubanos” composición Samuell Formell.
4. Juan Formell y los Van van de Cuba, álbum: “qué pista” de 1983, canción “que palo es ese” composición y arreglos por Juan Formell.

Soy Vanvanero irredimible, marxista - leninistas

Imagen BOCAC, farc-ep 2017

menu
menu