Los pintores del río y la cordillera

Artistas urbanos que se solidarizan con la Paz

El acontecimiento, esa forma revolucionaria que para Negri significa la excedencia de ser, de un ser el cual se constituye libre en el devenir histórico gracias a la conciencia del valor de su trabajo más allá de su mera producción, más allá de una forma capitalizada, y en lo cual procura una excedencia de su producción. Sin embargo el acontecer se hace revolucionario es cuando permite la dinámica de un movimiento de multitudes. El arte se hace motor en todo movimiento por detentar la expresión pura de la libertad en acción.

Arte con altura y calidad

Imagen BOCAC, farc-ep 2017 Obra de "Los Pintores del Río y la Cordillera"

De hecho, aquí ocurre el milagro, que no es una intervención desde el exterior, la explosión angélica de un acontecimiento incongruo, sino un juntarse del acontecimiento y la historia, un construirse de la historia en coincidencia con el acontecimiento y un consiguiente desplegarse del acontecimiento en el relato. Esta síntesis nueva y fortísima es la que muestra al arte, al movimiento poético, que están instalados en el ser, que están, por tanto, en condiciones de determinar una excedencia. Es el sentimiento de estar instalado en el ser lo que permite realizarse al artista. De hecho, éste construye un lenguaje, mejor dicho, algunas palabras de un lenguaje, y reconstruye y renueva, gracias a ello, una lógica. El artista es el conducto entre la acción colectiva que construye ser nuevo, nuevo significado, y el acontecimiento de liberación que fija esta nueva palabra en la lógica de construcción del ser*.

Los pintores del Río y la Cordillera nacen de un deseo por el cambio, por crecer en un proceso. En una transición donde el arte también debe ser puesto de manera determinante en la ronda de esa transformación social.

El Arte urbano es un término pos-moderno para definir un conjunto de medios y técnicas aplicadas por parte de diferentes personas que profesionales o no, de áreas como el graffiti, el diseño, la publicidad, las artes plásticas otras áreas de la comunicación así como de las ciencias sociales que con un sentido transgresor tanto y como estético, conceptual, y político, hacen de la calle y los espacios públicos su soporte y lugar de acción artística. Su excedencia de ser. Es una forma rebelde e insurgente que contradictoriamente ha también resultado ser fácilmente asimilada dentro de lo institucional, y que ha logrado extender espacial y conceptualmente el término mismo del arte, ampliando su dimensión comunicacional, su impacto de masas, su “función” social y determinando en gran medida un movimiento juvenil de suma de subjetividades creativas y singulares en continua revuelta.

Esta experiencia en la cordillera occidental, allí en el ámbito de lo rural, se convierte, diría yo, en una Inserción, un tipo de misión sin exploración previa. Fue la invitación de Camilo, un líder juvenil que trabaja en la Pedagogía de Paz, socializando en las comunidades los puntos de los Acuerdos de Paz de La Habana, para lograr de manera efectiva su Implementación con un sentido territorial, comunitario y con enfoque de género, quien con su iniciativa da la oportunidad a estos Pintores de seguir poder seguir ampliando ese concepto en un momento trascendental para Colombia.

Primordialmente el sentido es el de contribuir a la construcción de una Paz con Justicia Social, en la cual es necesaria la expansión de la dimensión artística dentro del tejido social, que roto una y otra vez, necesita ser trabajado integralmente. En este sentido la acción de pintar un territorio estigmatizado y atravesarlo como se atraviesa un lienzo o una pared con un trazo de color, es la huella de una apertura al cambio en las comunidades y en las cuales la insurgencia de las FARC-EP, seguirá contribuyéndoles a ellas mediante su logrado posicionamiento político.

Arte con altura y calidad

Imagen BOCAC, farc-ep 2017 "Los Pintores del Río y la Cordillera" ¡En acción!

La experiencia hoy de estos artistas urbanos, políticamente es identificada con el deseo del buen vivir en un ambiente social donde se teja con responsabilidad ambiental, con la dignificación campesina y multiétnica, con la realidad de una reforma rural integral, de garantías de justicia social para las comunidades y sus habitantes, de la reconstrucción de la nuestra Identidad y Memoria. Es también el poder abrazar en la marcha, a esta guerrilla que durante su paso de la lucha armada a la lucha política plena, sucede como el acontecimiento en sí mismo, para ellos, para todos, para el país.

Están convencidos de que la implementación de los acuerdos de Paz trae y representa para la construcción de una Nueva Colombia, todas las condiciones de lucha social en la cual el arte no se subsuma ni al capital ni a la ideología porque no es ni lo uno ni lo otro, porque es experiencia pura y en ello su liberación y su aporte a las transformaciones sustanciales del ser, tan necesarias hoy.

Los pintores del río y de la cordillera, se mueven desde una intención honesta con lo que hacen, la cruza un sentir que se percibe entrañable a estas montañas, a estas aguas en ríos y quebradas, a estas gentes del Río Patía. Así mismo su labor sobrepasa fronteras y es en todo sentido pertinente y de avanzada, porque es seguro que detrás de ellos vendrán más abrazos como este.

Manuel Arenas.

*Toni Negri. Arte y multitud. Carta a Silvano, sobre el acontecimiento
24 de diciembre de 1988

menu
menu