El Plebiscito: Un Positivo

Un mes ha transcurrido desde las elecciones plebiscitarias, las reacciones por los resultados siguen al orden del día. Desde la misma tarde que se conocieron los resultados muchas personas espontáneamente se empezaron a unir a marchas, otros como demostración de culpa enviaban mensajes de arrepentimiento, etc. Fue una sorpresa mayúscula esa tarde, sobre todo para la gente de los sitios donde la guerra los ha golpeado con más intensidad, pues creían que había quedado atrás y que no se volvería a repetir.

Un Positivo

Imagen BOCAC, farc-ep 2016

La sensación de la horrible noche tenía un culpable visible, el de siempre, el mismo que a partir del 2002 sembró de paramilitares los campos de Colombia con su terror, con su estela de muertos, torturados, desaparecidos y desplazados. El mismo que se tomó a sangre y fuego en alianza con narcotraficantes, gamonales corruptos y gente de baja calaña, los puertos de la zona pacifica que al igual que otros departamentos sufrieron todo el horror del crimen.

En Tumaco, donde desde el año 2002 tenía su fuerte, esta vez le dijeron no más Uribe. Con un 61% dijeron si a la paz, si a los acuerdos de la Habana. A nuestros campamentos llegaron muchos mensajes de apoyo para que continuáramos con el proceso. En otras palabras, mucho compromiso para hacer que unos resultados adversos a la paz, se fueran convirtiendo en un referendo mucho más importante que el que se había manifestado en las urnas, porque este nacía de verdad en la voluntad del pueblo. Varias personas que habían votado por el no, también se han manifestado como forma de desahogar su culpabilidad confesando su error y haciendo esta vez el compromiso de pensar primero antes de actuar, pues algunos dijeron que estaban completamente arrepentidos de haber votado a favor de la guerra, porque tienen hijos que están en la policía o integran las filas del ejército, o que tenían hijos que podían ser reclutados para la guerra. No queda duda que a las marchas y a todas aquellas manifestaciones, acude una buena parte de personas de las que fueron engañadas y hoy se suman a la lucha por la paz.

Un Positivo1

Imagen BOCAC, farc-ep 2016

En estos momentos el ambiente es diferente, cada día se va demostrando que no es cierto que el pueblo colombiano está a favor de la guerra y de las políticas mezquinas de los que se aferran al poder como manera de defender sus intereses. Lo del plebiscito ha despertado en las personas las ganas de meterse a la contienda, en otras palabras, de jugársela por la paz. Eso nos ha permitido hacer más pedagogía para que el pueblo se apodere de los acuerdos, los haga suyos y los defienda en las calles, en las plazas en los campos y poblados y por fin tener una paz duradera con justicia social. A eso es lo que le teme Uribe y sus incondicionales, y seguramente a eso es lo que tienen que enfrentarse los que han desangrado a nuestra patria y los que hábilmente han puesto a los pobres hijos de la misma patria a matarnos mientras ellos se lucran y ven crecer sus chequeras.

Un Positivo2

Imagen BOCAC, farc-ep 2016

La consigna debe seguir siendo: “Ni un muerto más por razones políticas”, llegó el momento de dejar los odios que tanto mal nos han hecho y entre todos y todas construir la patria que nos merecemos.

Se acabó la guerra, está ya no tiene cabida en una sociedad que está despertando y no se deja arrastrar por los caminos de la insensibilidad, y razona en favor y en defensa de la vida.

Gustavo González.
Frente Daniel Aldana

Un Positivo3

Imagen BOCAC, farc-ep 2016

menu
menu