Conmemorando el sexto aniversario de la muerte del camarada Alfonso Cano

Hablar de Guillermo León Sáenz Vargas, es hablar del arquitecto de la paz, el revolucionario integral, que interpretó el momento histórico de nuestra nación, de Latinoamérica y el mundo y que nos deja un legado que perdurara en el tiempo.

Comandante Alfonso Cano

Imagen BOCAC, FARC 2017

Donde la praxis sintetiza el accionar de los revolucionarios por el respeto, la dignificación y la lucha consecuente en defensa de las pobrerías; esto sumado a unas profundas convicciones ideológicas cuyos principios rectores fueron, la ética, el humanismo y la unidad de todos los sectores democráticos y progresistas que luchan por cambios estructurales, entendiéndose que la única forma de alcanzar los objetivos, que no son otros, que el buen vivir y la dignidad de todas y todos se logra a través de la construcción y edificación de la paz.

Ese profundo amor por su pueblo y las difíciles y peligrosas condiciones de desarrollar una actividad política legal, lo hicieron continuar con sus principios revolucionarios desde la clandestinidad de la lucha armada revolucionaria, en la organización político militar, de la cual fue su comandante en jefe desde el fallecimiento del legendario Manuel Marulanda; y desde allí, su comandancia continuo el legado del histórico guerrillero Marquetaliano de buscar inclaudicablemente la salida civilizada, y menos dolorosa para el pueblo, como es la solución política y negociada al conflicto armado. Alfonso cano fue el comandante que se ganó el cariño y el corazón de toda la militancia fariana, por la conducción correcta, y humana que tenía dentro del contexto de la guerra, con los hombres y mujeres a su mando, al escucharlos, y resolver en lo que le fuera posible las inquietudes que surgen dentro de una estructura de carácter político militar.

El ejemplo del comandante Alfonso Cano es para todos los revolucionarios un modelo que invita a continuar con la moral en alto, ya que ningún revolucionario debe amilanarse, a pesar de las adversidades que se presenten en la cotidianidad de la lucha de clases. La pureza de su pensamiento y de su accionar, es el ejemplo del hombre nuevo, capaz de entregar lo mejor de sí, sin recibir a cambio nada más, que la satisfacción de aportarle a la causa de la liberación de los oprimidos, es decir del verdadero revolucionario, que enarbolando el estandarte sagrado de la rebeldía ante la injusticia social, con su ejemplo de sacrificio, nos enseña que ser revolucionarios como lo decía el Che Guevara es el eslabón más alto de la especie humana, porque está movido por un profundo amor a hacia el pueblo, la libertad, la dignidad, la solidaridad, y el respeto mutuo y reciprocidad armoniosa con todos los pueblos hermanos del mundo.

Comandante Alfonso Cano: desde la legalidad del Partido con el cual soñaste, seguiremos cumpliendo tu legado, con dignidad y moral de combate, con nuestra única arma que será la palabra.

“¡Los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos!”

“¡Hasta siempre comandante!”

Juan Moreno
Militante de La FARC

menu
menu