Bailando por la PAZ

El son de tambores se mete en nuestra sangre, las melodías de flautas y gaitas agitan nuestro ser; percusiones, cuerdas y vientos impregnan nuestro cuerpo y empezamos a danzar.

El baile, una forma de expresión que subversivamente borro diferencias y unió pueblos en resistencia, que retrotraemos en las manifestaciones folclóricas (FOLK = Pueblo, LORE = Saber, conocimiento, expresión). Las expresiones y saberes del pueblo van con nosotros, sus hijos, somos semillas de esos pueblos aguerridos.

La música, las danzas, la pintura, el teatro, la poesía y la literatura, mil y una expresiones culturales nos han mantenido unid@s. Nos han permitió conocernos y reconocernos; entonces nuestras identidades se mezclan para construir una sola fuerza multicultural.

Como colombian@s l@s farian@s encontramos en la danza formas de resistencia a una desalmada cultura del irrespeto por el ser humano, su intimidad y capacidad racional. Desalmada cultura metalizada que en su afán mercantil aliena a las personas procurando cercenar su pensamiento creativo y libertario. El baile libera y nos reencuentra entre nosotr@as, así como con nuestros orígenes. Entre rima y soneto, soñamos con una Colombia en paz, soberana y con justicia social.

menu
menu