Occidente Colombiano por la PAZ

Luego de conocidos los resultados del plebiscito realizado el pasado 2 de octubre, la sorpresa y consternación fue manifiesta para quienes soñamos con una Colombia donde la guerra solo sea parte de la historia, esa historia trágica que ha opacado lo importante que puede ser un pueblo organizado y actuante políticamente, pues el poder tradicional así lo ha querido para beneficio particular. Ahora que un importante sector de quienes ostentan secularmente el poder se ha convencido que la guerra no los beneficia tampoco a ellos, se levanta otro sector de la misma clase para oponerse a la salida ya pactada con el Estado. Lo preocupante es la medida en que manejan a la opinión para inducirla a elegir en contra del beneficio propio.

OCCIDENTE COLOMBIANO POR LA PAZ

Imagen BOCAC, farc-ep 2016

OCCIDENTE COLOMBIANO POR LA PAZ

Imagen BOCAC, farc-ep 2016

Desde El occidente del país, donde la gente se manifestó ampliamente en favor de la paz, y donde seguimos aferrados que el destino de la patria no puede ser la guerra, registramos las posiciones oficiales tanto del Estado y del gobierno colombianos, como del Secretariado de las FARC – EP en el sentido de salvar el Acuerdo Final. Seguimos haciendo nuestras las ideas señaladas por nuestro comandante en la instalación de la Décima Conferencia , recientemente finalizada, cuando expresó que ojalá nunca más sea necesario utilizar las armas para defender las ideas.

Comunicado del Secretariado Nacional de las FARC-EP

La paz llegó para quedarse

Lunes, 03 Octubre 2016
Escrito por Secretariado Nacional de las FARC-EP

Las FARC-EP permanecerán fieles a lo acordado. La paz con dignidad llegó para quedarse. Los sentimientos guerreristas de quienes quieren sabotearla, jamás serán más poderosos que los sentimientos de concordia, inclusión y justicia social.

Las FARC-EP reafirmamos, ante Colombia y el mundo, que sus frentes guerrilleros en todo el país permanecerán en Cese al Fuego Bilateral y Definitivo, como una necesaria medida de alivio a las víctimas del conflicto, y en respeto a lo acordado con el Gobierno Nacional.

Llamamos al movimiento social y político a respaldar resueltamente mediante la movilización, y otras formas de expresión pacíficas, el Acuerdo Final para la Construcción de una Paz Estable y Duradera. La paz en Colombia es constitucionalmente un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento, que debe prevalecer por encima del odio y la violencia.

Es la paz un derecho contra-mayoritario, porque es un derecho configurador y esencial de la dignidad humana. Así lo admite la Corte Constitucional, que además consigna en reciente sentencia que la consulta plebiscitaria no tiene efecto jurídico alguno. El efecto es político.

El Acuerdo Final para la construcción de una paz estable y duradera, ha sido firmado como Acuerdo Especial y depositado ante el Consejo de la Confederación Suiza, en Berna. Ello le confiere innegable e irrevocable efecto jurídico.

Las FARC-EP permanecerán fieles a lo acordado. La paz con dignidad llegó para quedarse. Los sentimientos guerreristas de quienes quieren sabotearla, jamás serán más poderosos que los sentimientos de concordia, inclusión y justicia social.

ESTADO MAYOR CENTRAL DE LAS FARC-EP



Escrito de la Presidencia de la República

Declaración Apertura de diálogo nacional

Bogotá , lunes, 3 de octubre de 2016

Esta mañana me reuní con los voceros de los partidos que hacen parte de la Unidad para la Paz, y con los presidentes del Senado de la República y de la Cámara de Representantes.

Les agradezco su respaldo para seguir buscando la paz y para establecer los diálogos necesarios para no echar al traste casi seis años de grandes esfuerzos que culminaron con el acuerdo con las FARC.

Agradezco también las manifestaciones de apoyo y de estímulo para no desfallecer en la búsqueda de la paz que he recibido de varios jefes de Estado que me han llamado en las últimas horas, y de la comunidad internacional en general.

También agradezco a los comandantes de las Fuerzas Militares y de la Policía Nacional que han venido a expresarme su respaldo.

Y, por supuesto, gracias, muchas gracias, a todos los ciudadanos que, de diversas formas, han expresado su voluntad de apoyar y su deseo de que este empeño de paz salga adelante.

Como lo dije anoche, el país necesita unidad.

Tenemos que dejar atrás las rencillas, los odios y la polarización que tanto daño nos hace.

Por eso recibo con entusiasmo la designación de tres voceros del Centro Democrático para sentarse a dialogar y llevar a feliz término el proceso de paz.

Con la voluntad de paz de todas las partes, estoy seguro, seguro de que podremos llegar pronto a soluciones satisfactorias para todos. De ser así, el país saldría ganando y el proceso terminaría fortalecido.

De nuestra parte, existe toda la voluntad y la determinación para que así sea.

Tendremos que actuar con prontitud y poner límites de tiempo, pues la incertidumbre y la falta de claridad sobre lo que sigue ponen en riesgo todo lo que hasta ahora se ha construido.

En ese orden de ideas, he designado al doctor Humberto de la Calle, a quien ratifiqué como Jefe Negociador, a la canciller María Ángela Holguín y al ministro de Defensa Luis Carlos Villegas para que, a la mayor brevedad posible, comiencen los diálogos que nos permitan abordar todos los temas necesarios para tener un acuerdo y culminar con éxito el sueño de toda Colombia de terminar la guerra con las FARC.

Vamos a continuar. Vamos a seguir poniendo todo nuestro empeño para dejar a las próximas generaciones un país en paz, tranquilo, sin conflicto armado. ¡El país que ustedes los colombianos, que todos nos merecemos!

Muchas gracias

menu
menu