Un día en la guerrilla

Son las 04:45 horas, se escucha al relevante llamando para que nos levantemos. Inmediatamente en las caletas (camas) prenden los radios para escuchar las noticas. Cuando amanece, los mandos mandan a formar para leer el orden del día. Aseo de campamento, baño general y lavado de ropa, escuchar música, ver televisión y el que quiera se puede hacer peluquear.

Desde nuestro campamento se mira el sol que brota en la cúspide de la cordillera central, como anunciándonos el día tan esperado por todos los habitantes que queremos la paz con justicia social.

un día en la guerrilla

Imagen BOCAC, farc-ep 2016

Por la mañana, se ven grupos de muchachas peinándose, arreglándose las uñas, pintándose entre ellas, se les ve la alegría en sus rostros y hacen alusión a lo que será la vida civil en el nuevo partido político. Los hombres se hacen peluquear, se ponen la mejor ropa que tienen y al son de la música, van esperando la tarde para escuchar los resultados de la votación del plebiscito que cambiará la historia para bien de Colombia.

Son las tres de la tarde y estamos reunidos en el aula esperando que finalicen las elecciones. Todos tenemos la certeza que las noticias serán agradables y entre todos y todas comenzar a construir una paz estable y duradera.

A las 16:15 horas, dan el primer resultado de la votación, todos estamos concentrados, “vamos bien, por poquito, ¡pero vamos ganando por el sí!” decimos los presentes en el aula. después de las cinco de la tarde los resultados no son favorables, hasta que dan por ganador, el no. En la televisión, se ven hombres y mujeres llorando. Ellos tampoco lo pueden creer que en Colombia haya tanta ignorancia y los Uribistas con la propaganda mediática hayan calado en muchas personas para que eligieran la guerra en vez de la paz.

Cristina, una guerrillera de unos 35 años de edad, delgada, blanca, elegante, valiente, pero ese día estaba muy triste y nostálgica. ¿Qué piensa Cristina de los resultados? Muy duro que mucha gente por la ignorancia, y que nunca han vivido lo que es la guerra, vote por el no, y es muy lamentable que volvamos a la guerra. Pero lo que entiendo, es que los acuerdos están firmados, blindados en un acuerdo especial, y eso se tiene que cumplir a la letra. Los camaradas que están en la Habana y los del gobierno deben darle solución a la incertidumbre y sigamos por el camino de la paz, y solo nos queda, es darle cumplimiento a los acuerdos, es decir; cumplir de ambas partes.

un día en la guerrilla

Imagen BOCAC, farc-ep 2016

Elizabeth, una combatiente de unos 40 años de edad, curtida en esta lucha guerrillera, se notaba muy preocupada. Ella tiene problemas de salud, sufre de la columna vertebrar, y como todos y todas, no queremos la guerra. ¿Qué piensa mujer? Que estaba convencida que ganaba el sí, y pienso en los camaradas que están en la cárcel, ¡Cómo estarán de preocupados! Me duele eso, y que mucha gente se dejó engañar de los Uribistas. Toca esperar que orientación nos dan los camaradas del estado mayor central, y eso haremos, pero ojalá solucionen este problema pronto, porque todos queremos la paz. Elizabeth al otro día amaneció más enferma, seguramente de la preocupación, pero con la esperanza de que se solucione pronto el fenómeno y sigamos el rumbo que llevamos por el bien de la sociedad y del país.

Aún en medio de tal desilusión y sorpresa, sabemos que si nos imponen la continuación de la confrontación, seremos capaces de responder a ese reto infame impuesto por los pocos perversos que quieren la guerra, hasta lograr una sociedad tolerante y respetuosa de la opinión contraria para construir, ahí sí, la Nueva Patria.

La paz es un deber constitucional y no de unos pocos que se regocijan con la sangre campesina, indígena, afro y de todas y todos los revolucionarios que anhelamos una Colombia justa, equitativa con dignidad y respeto.

Teofilo Gonzalez
Comandante del Frente 21 de las FARC – EP.

Domingo, 2 de Octubre de 2016.

menu
menu