Yo doy el primer paso

La guerra es un cáncer atroz que corroe a Colombia todo su ser, queremos librarnos de ella y del dolor que produce conocerla en carne propia. Queremos que se reconozca y se haga conciencia de sus causas y sus catastróficas consecuencias.

Dicen por ahí que el dolor se hace más llevadero cuando sabemos qué lo produce y por qué, además se puede encontrar con más facilidad la medicina para curarlo.

La guerra, al igual que una enfermedad de todo el sistema político, social, económico y cultural nos exige que hagamos algo para acabarla.

Los guerrilleros, reconociéndose parte de este gran engranaje social, como defensas que prenden las alarmas ante una infección e intenta erradicarla en un organismo vivo, dicen: “doy el primer paso”. Como dijo un famoso personaje argentino: “esto ya se echó a andar, y no hay marcha atrás”. En ese sentido recordamos a ese valiente exiliado y poeta español – Antonio Machado – quien invita a actuar cuando nos dice “caminante no hay camino, se hace camino al andar”, y hemos echado a andar.

Los guerrilleros farianos hoy damos el primer paso, echamos a andar en el camino por la reconciliación nacional, hablando, dejando huella, haciendo camino hemos iniciado un trasegar al cual invitamos, en primera medida, a quienes creímos adversarios, más nunca nuestros enemigos: los militares y policías, y asimismo a los trabajadores y los desempleados, a los estudiantes y analfabetas, a las mujeres amas de casa y las luchadoras del rebusque económico del día a día, jóvenes, adultos mayores, niños y niñas, a las y los enfermos de esta guerra, las víctimas, porque son ellas y ellos quienes generaron la sinergia que echó a andar este proyecto, a pesar del deseo de algunos pocos guerreristas de mantenernos enfermos, hoy todos llenos de entusiasmo le gritamos enérgicos al mundo: “doy el primer paso”.

¡Me dedico a cambiar el país y ser generador de cambio, y te invito a que lo hagas conmigo herman@, amig@, compatriot@ colombian@!

Comisión de propaganda BOCAC FARC-EP

menu
menu