5 Preguntas para Teo

Guerrillero que ingreso en Marquetalia, perteneció a la guardia del camarada Alfonso Cano. Trabajador incansable, su frase más sobresaliente es “Donde uno va tiene que hacer algo y dejar una huella” con esa filosofía a construido muchas casas para los civiles, si ve una cocina en precarias condiciones la renueva.

¿Por qué ingresaste?
En ese tiempo me referenciaron porque era uno de los líderes de la Unión Patriótica y líder de la JUCO y comenzaron a indicarme, a darme dedo, “usted es el que sigue”, entonces al muchacho que cogieron, a José lo tuvieron tres días en la base de arriba, de la Unión Panella y lo sacaron porque fueron como 300 campesinos. La gente del pueblo se fue encima a reclamar hasta que lo entregaron, se los entregaron con dos costillas dañadas, golpeado le ponían trapos en la cara y le echaban Coca-Cola, cuando el respiraba botaba sangre, entonces quedo enfermo y hasta hoy esta enfermo. Como el que seguía era mi persona, no me quedo otra alternativa. Quedaban dos alternativas, me iba de la región o ingresaba a la guerrilla.

¿Qué hacías antes de ingresar?
Teníamos una finca pequeña, medio ganadera y teníamos una forma de vivir cómoda, porque mi papá era maestro de construcción, mi mamá tenía un restaurante en “Residencia Tolima” y con eso se defendían. Vivíamos cómodamente, pero la violencia que había en esa época, que masacraban a la gente, desaparecían a la gente, torturaban a la gente, eso hizo que cogiera el camino que nunca pensé, pues, el de ser guerrillero.

¿Cuál ha sido el momento más difícil?
Un bombardeo que hicieron en la vereda “La hacienda”, estaba el camarada Alfonso y el camarada Pablo. A las 3:45, llegaron 16 tucanes, eran 16 tucanes, quedo derribado mas o menos 5 ó 6 hectáreas derribado todo. A los cuarenta minutos llegaron 10 helicópteros a desembarcar, 2 arpías, 2 marranos, en concreto eran 29 aviones que sobre volaban en el área. La ruta nos toco cogerla hacia Marquetalia, pero en Marquetalia estaba la base militar, que hacia como unos 2 meses la habían puesto. Habían patrullas regadas, entonces por ley, el cruce nos tocaba hacerlo hacia Marquetalia, con ese desembarco que había ahí y ese bombardeo ahí, con ese poco de aviones. Entonces la situación se puso dura, se puso oscura, ahí miraba que la situación estaba complicada y avizoraba uno que las cosa iban pa’ más largo. Estaban los chulos o sea el ejercito, sabían que estábamos por ahí y ahí iban a apretar más. Esos son los momentos, o sea son momentos críticos que uno ve que no hay salida, pero que toca dar hasta lo ultimo si es posible, la vida.

¿Algún anécdota que recuerdes?
O sea iba con el camarada Alfonso, la guardia de él y parte de la guardia de nosotros, “La Compañía Alfredo Gonzales”, nos toco caminar por el rio “Guayavito”, eso es caudaloso, pero no era por camino ni trocha, sino por el caño abajo, con el agua a la rodilla, en el pecho y era piedra. Llevábamos 2 días marchando puro caño abajo y como iba en la vanguardia, por ahí cada hora o hora y media lo esperaba. Llegaba el camarada Alfonso pero mojadito, entonces lo espere en una piedra grandísima y había un charco, duramos como unos diez minutos ahí todos. Todos me miraban y miraban al camarada Alfonso y se reían, yo seriamente entregándole novedades al camarada Alfonso. Cuando salí pa' irme camine como unos 10 metros, me señalaban los muchachos que mirara, tenia pantalón o sea la sudadera pero no tenia interiores, entonces tenia el pipi por fuera y yo voltee a mirar para todos lados pero ya había pasado el cacharro y la pena.

¿Qué es lo que más te gusta de las FARC-EP?
Hay panes para todos, hay gaseosa para todos, comida para todos, somos como hermanos. Eso hace que también me enamore de la lucha, porque este mundo es como desigual, pero aquí, en la perspectiva buscando hacia el socialismo y que todos de una u otra forma tenemos esa visión, de lo injusto que hay en este régimen, entonces cambiarlo por un sistema socialista.

menu
menu