La PAZ, un bien para toda la Humanidad

A partir de la firma del acuerdo final, el día 24 de agosto pasado en la ciudad de la Habana Cuba, en ese mismo instante todo el mundo colocó sus miradas sobre Colombia, los medios de comunicación nacionales e internacionales, los medios de comunicación alternativos, las cadenas de TV, las revistas, los periódicos de gran tiraje nacional e internacional, los modestos periódicos que circulan en las provincias, todo el mundo pegado y atento a las noticias que se generan en torno al proceso de paz. Todos, pero todos a la expectativa.

LA PAZ, UN BIEN PARA TODA LA HUMANIDAD.

Imagen BOCAC, farc-ep 2016

LA PAZ, UN BIEN PARA TODA LA HUMANIDAD.

Imagen BOCAC, farc-ep 2016

Ese día 24 de agosto había ocurrió algo histórico en nuestra querida Colombia. ¡Por fin la paz! ¡Termina la guerra¡, exclamaba la gente con amplias sonrisas en sus rostros, llenos de alborozo y regocijo, en las principales ciudades, las veredas, los caseríos, y sobre todo en aquellas regiones donde más ha golpeado la guerra en los últimos 52 años.

LA PAZ, UN BIEN PARA TODA LA HUMANIDAD.

Imagen BOCAC, farc-ep 2016

Voltear esta página dolorosa que ha sido y fue la guerra, construir un futuro, sin temores, sin rencores, sin estigmas. Que los niños vuelvan a sonreír, los adultos tengan una vejez digna, y que de verdad se sientan útiles en la construcción de la nueva Colombia, pues ellos han dado lo mejor de sus vidas para construir este proceso que termino con la firma del acuerdo final. La construcción de una nueva cultura de paz, debe ser un esfuerzo mancomunado, nadie puede quedarse por fuera de esta obra colosal como es la paz.

Los que nacimos en la guerra, sabemos que nos esperan grandes retos. Construir la paz cuesta más esfuerzo y dedicación que la propia guerra, porque al pasar de una cultura de la guerra a una cultura de la paz, se necesitan grandes transformaciones. Primero: cambio de conciencia y con ello, la reestructuración del tejido social que implica construir una moral nueva que sea la garantía del respeto a los principios éticos y culturales, valores que fueron pisoteados durante décadas.

La paz como premisa, la paz como derecho.

La paz solo es posible, si hay voluntad política de las clases dominantes, si tienen la capacidad de aceptar los cambios políticos y económicos, si son capases de despojarse de los egos, de las mezquindades y dar paso a la equidad y la justicia social. Sin igualdad de derechos es imposible pensar en la justicia social, y sin justicia social no hay verdadera paz. La equidad y la justicia son dos elementos inseparables que solamente se pueden fortalecer con las reformas al sistema oligárquico. Reformar quiere decir cambios democráticos, cambios participativos.

LA PAZ, UN BIEN PARA TODA LA HUMANIDAD.

Imagen BOCAC, farc-ep 2016

Los cambios democráticos comienzan con la reestructuración de todos los entes estatales que ejercen poder, en cabeza de los partidos. La Corte Suprema de Justicia, el sistema electoral, la Procuraduría, Contraloría, el poder Ejecutivo y el Legislativo.

Un verdadero revolcón debe darse para posicionar la cultura de paz, una paz que garantice el libre ejerció de la política, donde todas y todos podamos elegir y ser elegidos para dirigir los destinos del país.

Los acuerdos de la Habana; son los insumos, son la guía para llevar a Colombia por la senda de los cambios, hacia un estado de derecho democrático y soberano.

LA PAZ, UN BIEN PARA TODA LA HUMANIDAD.

Imagen BOCAC, farc-ep 2016

Los guerrilleros de las FARC-EP sabemos que la firma del acuerdo final no significa que ya todo está construido, no, al contrario. De aquí en adelante empieza el pulso, empieza la lucha por que lo acordado se convierta en realidad. Esa realidad llevará el sello de la reforma agraria integral, tierra para los campesinos, asistencia técnica y financiera, carreteras, escuelas, colegios, salud, vivienda. La activación de un sistema de mercadeo justo y equitativo, donde los campesinos sean dueños de sus productos.

Al mismo tiempo que se active la implementación del primer punto de la agenda, tendrá que activarse los 5 puntos restantes, las garantías políticas como uno de los pilares fundamentales, para el desarrollo de la sociedad. Son las ideas, el debate político con altura y con respeto, que garantizan la transformación de cualquier sociedad. Las teorías combinadas con la práctica le dan la posibilidad a los seres humanos de ser creativos, inteligentes, respetuosos. No habrá cambios, si el pueblo no participa en los escenarios políticos, de convergencia, pues allí es donde se toman las decisiones para dirigir el país, en lo económico, político y cultural.

LA PAZ, UN BIEN PARA TODA LA HUMANIDAD.

Imagen BOCAC, farc-ep 2016

Finalmente, la X Conferencia Nacional Guerrillera le dio el respaldo unánime a los acuerdos de la Habana.

En esta Conferencia, participaron más de 250 delegad@s de todos los Bloques, Frentes y Compañías de las FARC-EP.

LA PAZ, UN BIEN PARA TODA LA HUMANIDAD.

Imagen BOCAC, farc-ep 2016

Hubo participación masiva de medios de comunicación nacionales e internacionales, artistas, deportistas, personalidades de la vida política colombiana. Fue una conferencia abierta al mundo, con amplia participación democrática.

Por Walter Mendoza.
BOCAC

menu
menu