La sonrisa de esperanza por la PAZ en las comunidades, nuestro mayor triunfo

Hoy que nos aprestamos a una nueva etapa en el proceso de paz para Colombia, cuando nuestra decisión es cumplir los compromisos pactados y buscarle un mejor estar a un pueblo que ha sufrido por mucho tiempo el abandono, la miseria y la falta de oportunidades, miramos en las comunidades la esperanza y alegría de ver muchos de sus sueños escritos dentro de los acuerdos; como también el temor por las tantas veces en que los gobiernos de turno han incumplido sus pactos electoreros para sus conciudadanos.

Sonrisa

Imagen BOCAC, farc-ep 2016

En las diversas zonas que transitamos encontramos la sonrisa esperanzadora de sus pobladores, gente que nos conoce, que sabe de nuestra lucha en sus territorios y que al conocer nuestras propuestas radicadas en los acuerdos; valora nuestro anhelo de paz y decisión de salir a la arena política y seguir en comunicación con ellos quienes han sido nuestro sostén en los momentos más difíciles de la confrontación.

Hoy que nos encuentran de civil, con todas las propuestas que se discuten en la Habana en nuestros bolsos y en nuestras manos, nos abordan buscando respuestas a sus múltiples dudas, interrogantes que deberían haber sido resueltos por las pedagogías a las que comprometió el gobierno a través de los diversos entes territoriales; pero a falta de ello, encuentran a los guerrilleros dispuestos a aclarar hasta donde es posible, - porque aún no se ha finiquitado todo y quedan cosas por discutir – sus múltiples y disímiles preguntas.

Estas preguntas van desde ¿qué vamos a hacer? la confianza nuestra en el gobierno, ¿si nosotros solos seremos quienes cumplamos esos acuerdos?, Hasta el ¿qué va a pasar en sus territorios sin la protección de nuestras armas? Nuestras respuestas les dan fe y confianza en que sí estamos comprometidos en pactar la anhelada paz y que hoy como siempre, es el pueblo con su educación, conocimiento de la historia y trabajo mancomunado quien debe sacar avante las reformas que cambiaran su vida.

Sonrisa

Imagen BOCAC, farc-ep 2016

Hoy que la discusión es el SI o NO al plebiscito, a la gente de los territorios la anima el espíritu de parar la confrontación fratricida, no tener familiares en uno u otro bando, no sufrir más los rigores de la guerra que los ha alejado de su terruño. Sueñan con un verdadero cambio social, un retorno al campo, a sus semillas, una vida mejor para sus hijos y familias, y claro la participación de hombres y mujeres en las decisiones que afectan su vida.

“Esa esperanza y sonrisa se conservaran en el corazón de todos los colombianos, si las clases en el poder ceden un poco de sus privilegios dándole oportunidad de un mejor estar a las grandes mayorías.”

Mireya Andrade
BOCAC

menu
menu